El pasado 19 de diciembre prometí un post sobre el síndrome ASIA a la Federación Española de Lupus (Felupus) que fueron tan amables de invitarme a hacer un directo con ellos.

En 2011 Yehuda Shoenfeld, médico e investigador reconocido en el campo de la autoinmunidad aunque controvertido, podéis consultar la wikipedia, propuso el nombre de síndrome ASIA (Síndrome autoinmune/autoinflamatorio inducido por adyuvantes) para describir una constelación de síntomas padecidos por personas expuestas a adyuvantes.

Los adyuvantes son componentes que incrementan la respuesta inmune del cuerpo. Son bien conocidos adyuvantes el escualeno, el silicio, los implantes de silicona como los de mama y el óxido de aluminio empleado para mejorar la eficacia de las vacunas. Es posible que el polipropileno, aceites minerales y otros materiales usados en prótesis pueden actuar como adyuvantes.

Los pacientes con el síndrome ASIA presentan característicamente fatiga o cansancio excesivo que no se alivia con el reposo, pérdida brusca de energía tras un periodo corto de esfuerzo físico o mental, problemas de sueño, alteraciones cognitivas con falta de concentración y pérdida de memoria, artralgias, dolor muscular, sequedad, malas digestiones, entre otros síntomas. Muchos de ellos cumplen los criterios de clasificación de fibromialgia o de síndrome de fatiga crónica. Son también frecuentes los síntomas alérgicos, como tos, estornudo y rinorrea, así como síndrome de Raynaud, dermatitis y ocasionalmente manifestaciones neurológicas más graves y algún caso de síndrome por sensibilidad múltiple.

Lo hallazgos objetivos son más escasos, en el electromiograma puede aparece ni patrón miopático inespecífico, los reactantes de fase aguda suelen ser normales. Los ANA pueden ser positivos hasta en el 20% de los pacientes (no muy diferente a la población general) y se pueden encontrar otros anticuerpos en un porcentaje pequeño de pacientes. La falta de vitamina D es frecuente (20-50%).

Con los implantes mamarios de silicona es conveniente diferenciar las complicaciones locales debido a roturas o pérdida de gel, como encapsulamiento, inflamación local, retracción o granulomas, que las sistémicas del síndrome ASIA.  Se ha sugerido que los síntomas del síndrome ASIA pueden mejorar tras la retirada de los implantes y que las personas con implantes de este tipo padecen con más frecuencia enfermedades autoinmunes, pero no se ha demostrado claramente.

Es importante destacar que el concepto de síndrome ASIA es muy controvertido. Algunos estudios cuestionan la validez del síndrome porque la evidencia científica que lo respalda es muy limitada y los síntomas pueden deberse a otras causas. La relación entre la exposición a adyuvantes y la aparición de síntomas específicos no está realmente establecida y sigue siendo un tema de investigación activa.

Tampoco se ha podido establecer una relación causal entre los adyuvantes o el síndrome ASIA y el desarrollo de lupus eritematoso sistémico u otras conectivopatías.

Así pues, el síndrome ASIA es un concepto propuesto para describir una serie de síntomas que se cree que están relacionados con la exposición a adyuvantes como la silicona de las prótesis de mama o el óxido de aluminio de las vacunas, entre otros. Su existencia no está reconocida por la comunidad científica por falta de evidencia científica y es objeto de intenso debate.

No podemos olvidar las vacunas son fundamentales para prevenir enfermedades infecciosas y han demostrado ser seguras y eficaces. Las vacunas son una herramienta fundamental para prevenir enfermedades infecciosas que pueden provocar una gran mortalidad infantil o epidemias de graves consecuencias, como sabemos. La inmensa mayoría de las personas no experimenta efectos adversos graves al vacunarse.