Durante los últimos años se comenta en muchos foros de internet que el tomate provoca ataques de gota y por lo tanto debe ser evitado por las personas que sufren esta enfermedad.

Llama mucho la atención porque el contenido en purinas, el precursor del ácido úrico, en los tomates es muy bajo:  10 mg/100g, comparado con los 825 mg/100g de las mollejas, los 465 mg/100 ml de las anchoas o los 159 mg/100g del lomo de ternera.

La confusión que induce esta falsa noticia es importante porque la gota afecta a más del 2% de la población española y la hiperuricemia a muchas más personas.

El error nace de un artículo publicado en 2015.  Se les preguntaba a 2151 pacientes con gota de Nueva Zelanda sobre cuál creían que eran los alimentos que disparaban los ataques de gota (respuesta múltiple). El 62,5% opinaban que era el marisco, el 47,1% el alcohol, el 35,2% la carne roja y el 20,2% los tomates. El artículo concluyó que no fueron capaces de demostrar que el tomate provocaba ataques de gota.

El artículo: BMC Musculoskelet Disord. 2015; 16: 196.doi: 10.1186/s12891-015-0661-8. PMID: 26286027

Como veis, nada parecido a las postverdad publicada en los foros de internet.

La única guía fiable para la dieta de los pacientes con gota es consultar las tablas de contenido en purinas de los alimentos y bebidas y comprobar cuanto se consume al día. Siempre datos contrastables y no opiniones no contrastadas.

Por cierto, no sabéis lo difícil que es consultar en internet el contenido (alto) de purinas en la cerveza con y sin alcohol. Por qué será….